viernes, 27 de marzo de 2015

LAS MANOS CRÍTICAS DE BARCELONA



La primera vez que hablé de arte urbano "de mano" fue en Febrero de 2013 hace ya dos años

Pero ahora las manos son tridimensionales y bellamente trabajadas, perfectas en diseño, a molde único....irrepetible

Adherirlas en el muro es una labor de perfeccionista, con un pegamento disuelto a fuego con mechero de cocina...para que se pegue duro al muro soporte cuando de enfríe

Con los tiempos que corren el dinero es un bien codiciable

Que rápidamente llama la atención del transeúnte y turistas de disparo fácil

Claro que pegar una mano mendicante en plena milla de Oro de Barcelona como es el Paseo de Gracia resulta ser "trending topic"

Y la gente sucumbe al hechizo completando el giro "limosnero" que ensalza el ego del que da, y denigra al que lo recibe

Vamos que fué de lo mas fotografiado en el paseo gaudiano

Pero es en la versión "cajero automático" donde la metáfora mas luce

La mano simula un revolver apuntando la cabeza de quien osa sacar dinero de la sucursal bancaria....faltaría mas

Pero póngase de frente o de perfil el mensaje es claro

A los pies de la casa "dels osos" (Casa Batllo) una cabina telefónica es hurgada por otra mano menesterosa

buscando una moneda olvidada, aunque hay otras maneras

Atracos a palanca o robos violando las cerraduras es otro método que da pingües beneficios de manera rápida

Ya es antiguo este método que lo usó Atlas para levantar el Mundo

La mano apalanca el cierre intentando abrirla

Y si tampoco este método logra amortiguar tu declive....la banca te podrá hacer un préstamo final, la vil soga

Siempre por un módico precio, con cajero expeditivo

Una buena inversión para algunos, y un gran negocio para los otros.
Estos trabajos pertenecen a un grupo muy trabajado formado por Mateu Targa, Octavi Serra, Daniel Llugany y Pablo García  que se unieron para formar HANDS, como una metáfora y crítica sobre la política y sistema actual del país y dirigidos por Juan David Gómez

martes, 17 de marzo de 2015

LA TONTA DEL BOTE Y SU BANDA DE MUSICOS

"La tonta del bote" ha pasado por Barcelona y dió el "cante".

Si, si...la misma "latontaelbote"

Que es ni mas ni menos que Verónica Soto Sanchez, una granadina con visión propia del mundo que le rodea. El mote de "latontaelbote" le viene de verla siempre con un "bote" de aerosol en la mano pintando



Pues bien la cosa tiene su aquel, vino acompañada de Chelos y coro de voces

Creo que es "bigote" es añadido por un alma en pena

Aquí vemos el cuarteto en todo su esplendor....

Vero Soto Sanchez lo dejó pintado en el cierre de un local adecuado, El Taller de Músicos.
Y muy bien firmado.

En la calle de la Cendra, del Rawal (ex barrio Chino) de Barcelona. Ya lo sabéis 

martes, 10 de marzo de 2015

LOS PECES POLLA TIENEN AUTOR_MAURICIO BERNAL DIXIT

BARCELONEANDO

Unos peces surcando la ciudad

MAURICIO BERNAL
JUEVES, 12 DE FEBRERO DEL 2015
Un banco de peces en un portal de la avenida Mistral, la semana pasada.
Existe un momento degran melancolía en la vida de todo trabajador, cuando al volver de sus vacaciones se da cuenta de que lo único que tiene por delante es un año exactamente igual al anterior, con las mismas rutinas, las mismas caras conocidas y el mismo saludo por las mañanas en el lugar donde acostumbra a tomar café. El hombre que pega peces por la calle es fruto de ese instante, así que, un respeto: las pequeñas criaturas que surcan en solitario o en nutridos bancos las superficies de persianas, paredes, semáforos y mobiliario urbano respiran aunque no parezca una forma de angustia existencial, pues son al fin y al cabo la respuesta a ese vacío, una estrategia contra la monotonía. Algunos se apuntan a yoga, buscan consuelo en las páginas de contactos o empiezan a bailar claqué; otros encuentran en la fabricación doméstica de pegatinas con forma de pez, y más tarde, en el furtivo ejercicio de encontrarles un lugar en la calle, el antídoto que necesitan para hacer frente al aburrimiento.
El hombre que pega peces por la calle tiene por uno de sus activos el anonimato, y no solo por las razones obvias, sino porque su entorno no es el habitual de jóvenes con gorras y pantalones anchos y una mochila llena de esprays. Trabajar en un despacho lo obliga a respirar a diario el aire adusto y serio de las cosas importantes, y a compartir el espacio con gente poco dispuesta a acoger simpáticamente la idea de que un compañero, un colega, en su tiempo libre, lleva a cabo una actividad prohibida por la ley. ¡Un fuera de la ley, entre nosotros! Los peces que salen al encuentro del peatón -del peatón atento- en las calles del Eixample, el Raval, Sant Gervasi y otros barrios de Barcelona, algunos diminutos como renacuajos y otros del tamaño de una perca, todos en blanco y negro, responden además a un nombre que tampoco gozaría de aprecio entre el personal de la oficina: peces polla. Porque tienen cara de. En cualquier caso, nadie le creería: cuesta mucho conciliar la idea deloficinista gris con la del espécimen sinuoso que antes de pegar cada pez mira en derredor para asegurarse de que la policía no acecha.

Una actividad familiar

«Me relegaría a la categoría de personajillo», explica. «Si vas de excéntrico por la vida, te tratarán como a un excéntrico». Los primeros peces los dibujaba con rotulador, hasta que un día fue asaltado por la certeza de que tarde o temprano lo sorprendería la policía. «El rotulador, para que el pez quede bien, requiere tiempo y dedicación, y así es muy fácil que te pillen; con una pegatina, en cambio, es un gesto de un segundo, lo haces en casa, juegas con las expresiones de los peces, te quedan más bonitos. Y como son pegatinas, si a alguien no le gusta, siempre las puede quitar». El señor de los peces está casado y tiene dos hijos, un niño de siete años y una niña de dos, y no solo no los ha preservado de su secreto sino que el niño de vez en cuando participa en las excursiones de pega de pescados. «El niño acompaña, básicamente, alguna vez ha pegado alguno, y hace preguntas: '¿Por qué no pegamos mariposas, papá? ¿Por qué no pegamos barcos piratas?' Y yo: 'Cuando seas mayor entenderás'. Los peces forman parte de la dinámica familiar: a veces nos sentamos todos a la mesa, mi mujer, el niño y yo y nos dedicamos a pintar y pegar». Al día siguiente, a las ocho, como cada día, está con su corbata, su cara de oficinista, su actitud grave, nuevamente en su puesto de trabajo.
Su anonimato es algo relativo desde que el bloguero especializado en arte urbano Jordi Barceloneta descubrió su existencia y la consignó en su blog. «Me daban ganas de decir: '¡Son mis peces, son mis peces! Y son encantadores, ¿verdad?'» Pero la discreción es la discreción. Lo más cercano a darse a conocer que ha hecho es abriruna página en Facebook donde cuelga fotos de sus obras e interactúa con un puñado de seguidores. Un año y medio después, la rutina del oficinista ha cambiado. Ahora es otra, llena de pececitos; que era lo que buscaba. «Ahora cuando voy a algún sitio donde no tengo ganas de ir, digo, bueno, al menos por el camino voy a pegar peces».

miércoles, 4 de marzo de 2015

LO UNO TRAE A LO OTRO



En Barcelona es fácil encontrar arte urbano por las calles del Rawal, pero esta pieza la vi en la calle de Ataulfo, detrás del Ai-untamiento

Pero mayor sorpresa fue que lo viera transplantado a un cierre de la calle Vigatans al otro lado de la vía Layetana y sobre un cierre de chapa de local.

En fin no hace falta que os diga donde ha acabado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...